Regnum Christi Chile

REGNUM CHRISTI

Los apostolados como eje de vida

\"Señores,
Señores, Viña del Mar

Son una comunidad pequeña, pero de corazón grande. Actualmente realizan nueve apostolados, uno de ellos el Vía Crucis en la playa de Reñaca, que convoca anualmente entre 4 mil y 5 mil personas.

  • Vía Crucis en la playa de Reñaca para Semana Santa. Esta iniciativa es una de más simbólicas, pues lleva más de 20 años y en ella participan alrededor de 4 a 5 mil personas cada año. “Ya es una tradición, ni siquiera hay que anunciarlo”, explica Ivo Boric, uno de sus impulsores y quien pertenece a RC desde ECYD en su época de estudiante del Colegio McKay.
  • Están apoyando a la localidad de Cabildo en diferentes aspectos. Partieron con la reconstrucción de su capilla, que fue destruida por un incendio. Les han donado los ornamentos básicos para que puedan realizar Misa, y les han dado asesoría técnica en ingeniería. Además, Cecilia Correa, miembro de RC hace 23 años, está pintando el Vía Crucis que irá al interior de ella. “El apostolado es el centro de nuestro carisma, sin él no seríamos nada”, comenta Alfredo Vargas, miembro de RC desde hace 16 años. Actualmente les están entregando acompañamiento espiritual.
  • Cada martes se reúne un grupo de señoras, en la comunidad de los Benedictinos de Limache, a rezar por las vocaciones sacerdotales.
  • Tienen un Baratillo dos veces al año, donde venden objetos de decoración, artefactos y ropa usada en buen estado para mantener la casa donde se reúnen como comunidad.
  • Las mujeres han participado en ANSPAC como monitoras y han realizado cursos en conjunto con municipios de la región. Los señores dictaron un taller de emprendimiento en Villa Hermosa, con cuyas beneficiarias mantienen el vínculo hasta el día de hoy, pues una de ellas elabora productos ortopédicos a quien Ivo Boric sigue asesorando.
  • En plena pandemia decidieron apoyar a quienes necesitaban mercadería de la Población Felipe Camiroaga por 6 meses. Comenzaron donando 5 cajas mensualmente, y llegaron a 40.
  • Cadenas de oración. Se trata de dos instancias, una liderada por las señoras, que se inició hace 6 años por el nacimiento prematuro del hijo de una mamá del movimiento. Se reúnen diariamente a rezar a las 20:30 por una lista de enfermos, a quienes encomiendan con un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria.
    También los señores dirigen una cadena que nació para pedir por la salud de un sobrino de uno de ellos, quien estuvo grave a consecuencia del COVID. Ha pasado más de un año, en que cada noche más de 60 personas se reúnen puntualmente a las 21:30 para rezar, durante 15 minutos, de manera individual por una lista de personas, que se envía minutos antes.
  • Rezo del Santo Rosario como comunidad. Desde que comenzó la pandemia y de manera ininterrumpida, cada jueves a las 18:30 horas se reúnen en formato online.
  • Abrigar la Esperanza llegó también a Viña del Mar. Las señoras tejen frazadas y chalequitos para recién nacidos y adultos mayores.
  • Taller del Rosario, desde 2015 Suzette Morales (23 años como miembro de RC) lidera este apostolado en que se reúnen semanalmente a rezar una decena, luego tienen una instancia de formación y terminan con alguna manualidad. Además, el resto de la semana les envía de manera online el Evangelio del día, los Cinco Minutos del Espíritu Santo y Reflexiones para el Alma. “El taller es para preparar a las señoras para que crezcan en la fe, la caridad, en el amor a Dios y a la Virgen Santísima para que después se incorporen al Regnum Christi”, explica Suzette, quien es apoyada en esta labor por Verónica Molino.
Scroll to Top