Regnum Christi Chile

REGNUM CHRISTI

“La Doctrina Social de la Iglesia nos ofrece las claves para vivir en coherencia con nuestra fe”

El profesor y coordinador académico del nuevo programa sobre DSI de la Universidad Finis Terrae, José Carlos Abellán, explica la relevancia que tiene para los católicos. “Es de máxima importancia porque sintetiza y traduce los contenidos esenciales del Evangelio a todos los niveles de la vida por lo que debe ser conocida y difundida por todos”. Lee la entrevista aquí.

\"\"

En septiembre la Universidad Finis Terrae comenzará a impartir un magíster en Doctrina Social de la Iglesia (DSI) en conjunto con Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (Roma), Regnum Christi (Laicos consagrados), Universidad Anáhuac (México) y la Asociación para el Estudio de la Doctrina Social de la Iglesia (AEDOS).

José Carlos Abellán, profesor y coordinador académico del programa explica que la DSI “es la visión y propuesta de la Iglesia sobre la vida del hombre en sociedad, para ayudarnos a discernir criterios que podamos aplicar en todas las dimensiones sociales para el bien de las personas, es decir, para el Bien Común”.

 ¿Qué importancia tiene la Doctrina Social de la Iglesia para los católicos?
Es de la máxima importancia porque sintetiza y traduce los contenidos esenciales del Evangelio a todos los niveles de la vida. Nos ofrece las claves para vivir en coherencia con nuestra fe al orientar nuestra vida cotidiana, familiar, social y profesional según criterios y principios. 

¿Dónde se puede obtener el contenido de la DSI? 
Lo encontramos en la Tradición, en los escritos científicos de la Antropología y la Teología Moral cristianas, así como en el Magisterio Social de la Iglesia, especialmente en los documentos del magisterio pontificio, donde los papas, especialmente desde León XIII, han ido proponiendo al mundo la visión cristiana de las cuestiones sociales. Las encíclicas y documentos sociales de la Iglesia son fácilmente accesibles en los repositorios de documentos de la Santa Sede a través de internet.

¿Con qué documento debiese empezar una persona a profundizar en la DSI?
Una magnífica síntesis de sus contenidos, ordenados y sistematizados, la tenemos en el “Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia” que se hizo en el pontificado de San Juan Pablo II. También se puede ir profundizando en los temas que más nos interesen leyendo las diversas encíclicas que se ocupan de cada área de la vida de las personas, o quizá empezando por alguno de los libros, monografías o manuales de tantos autores y especialistas que comentan la DSI.

¿Cómo conversa la DSI con un mundo cada vez más secularizado?
La Iglesia propone su doctrina social acercándose a los problemas del mundo actual ofreciendo la verdad sobre el ser humano, la visión de fraternidad sobre sus relaciones sociales, la necesidad de respeto al proyecto de Dios sobre la Creación, de los bienes materiales, de la dignidad de la persona y hacia la promoción de la justicia y la paz. Precisamente en un mundo que, por la pérdida de Dios, y de la verdad sobre el hombre, tiene tantas dificultades para ordenar y resolver tantas cuestiones sociales, la DSI es una vía de reflexión particularmente necesaria y oportuna.

¿Se podría decir que la DSI es un puente entre el Vaticano y los líderes políticos? Pues a través de ella se abordan temáticas que afectan a la sociedad actual como Laudato Sii y el cambio climático ¿está orientada en quiénes toman decisiones de Estado o más bien a un público general?
Puede ser un espacio de diálogo y fuente de ideas para tomar buenas y justas decisiones sobre este tipo de temas y también se ocupa de explicar cómo deberían ser las relaciones entre los pueblos y naciones, de forma que los líderes políticos del mundo, a todos los niveles, internacional, nacional o local, pueden encontrar en numerosos documentos de la DSI criterios de gobierno y gestión para promover la justicia y el bien común. Siguiendo su ejemplo, la doctrina social del Papa Francisco sobre el cuidado de la naturaleza ante el cambio climático, que encontramos en su Encíclica Laudato Sii, tiene indicaciones para los responsables políticos, pero también propone actitudes que nos conciernen a todos los seres humanos.

Scroll to Top